Síganos   

Dom 21.Dic.2014
3:06 hs.

 Buenos Aires
T: 19°C  H: 78%


 | Desde la otra orilla

Cuestión de nombres

 Los nombres de las personas, una de las manifestaciones de las diferencias culturales.

  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar

13.02.2012 12:04 |  Llorens Francisco | 

Francisco Llorens
Francisco Llorens

fran_llorens@yahoo.com.ar

Ex conductor de Un tirito (Fm En Tránsito, 2006-2011). Lic. en Ciencias Políticas (UCA). Actualmente, estudia Relaciones Internacionales en la Universidad de Salamanca (España), a través de un programa de intercambio.
Nació en Morón y pasó toda su vida en el Oeste.

 Si alguien les dijera que vive con una pareja cuyos nombres son Lidia y Jorge, sería difícil imaginarlos con menos de sesenta años y sin nietos. Pero este no es el caso. Vayamos por partes.

Acceder a una vivienda propia resulta muy difícil, más aún en Europa. Por eso es que es muy común, entre los jóvenes, compartir departamentos con desconocidos. Se alquilan cuartos, y no necesariamente departamentos enteros. Más aún entre estudiantes.

En Salamanca la situación se acentúa, ya que es una ciudad que recibe miles de estudiantes anualmente, como ya analizamos. Muchos de ellos por sólo un semestre o un año. Y esta modalidad es muy utilizada. Mi caso no fue el prototípico, porque si bien alquilé un cuarto, lo he hecho en el lugar donde vive una pareja de españoles.

Cuando uno vive en España se puede sorprender porque hay muchos nombres que uno imagina en personas grandes. Ahí no se pusieron de moda nombres indígenas –como Nahuel o Ayelén– ni anglosajones –como Brian o Alan–. Tampoco intentaron cosas muy osadas ni creativas, por lo que se les acotó un poco el margen en comparación a la Argentina y volvieron a viejas épocas.

Entre los hombres de no más de veintipico no es raro encontrarse con Héctor, Roberto, Javier, Enrique, Guillermo, Antonio, Alberto, Marcelo, Ángel o Carlos. Uno piensa que un Héctor sólo puede tener bigote y que le tiene que gustar la ginebra o el vermout, pero por estos pagos se aplica un concepto un poco más amplio.

Y si por el otro lado uno escucha un nombre como Marta, Silvia, Susana, Nuria o Isabel es más probable que se imagine una señora yendo a hacer las compras al supermercado a que piense en una universitaria. El caso especial es Gemma, que es frecuente en España, pero que no ha cruzado hacia el otro lado del Atlántico.

Como terminé mis estudios, ya me despedí de Salamanca. También de Lidia y de Jorge: era justamente la pareja de españoles que vivía conmigo. Ninguno supera los veinticinco años. Y obviamente no tienen nietos.
  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar
Deje su comentario

Deje su comentario

Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

publicá tus eventos

Desde aquí podrás promocionar todos tus eventos para ser exhibídos en nuestra cartelera.
ingresar»

newsletter

Reciba nuestra información en su correo electronico. Suscríbase a nuestro Newsletter.
Suscríbase desde aquí»

síganos en Facebook